9 CONSEJOS PROFESIONALES PARA CONSERVAR EL CALOR AL AIRE LIBRE

Piensa que mantenerte con buen calor corporal en invierno o en lugares con temperatura baja mientras se practica trekking o por qué no, mientras practicas algún tipo de deporte como el esquí, el esquí de fondo, o senderismo es un gran reto. Como humanos que somos, sudamos, nuestra ropa se moja y luego se enfría.

Las personas han sabido durante miles de años, que se trata de una cuestión de manejo racional y aislamiento del calor corporal de nuestro cuerpo (y hoy en día tenemos ropa técnica mucho mejor que las pieles de animales de antaño – ESTO NO ES RECOMENDABLE).

como-evitar-el-frio-al-aire-frio

Sigue estos consejos y en invierno te sentirás mucho más cómodo estando al aire libre.

1. Estar en movimiento para mantener el calor.

Debes saber que la ropa que tengas puesta sólo te mantiene caliente si el cuerpo la mantiene caliente. En los días que son realmente más fríos, la única estrategia que puedes implementar es mantenerte en movimiento y así aumentar el calor de tu cuerpo.

Asegúrate de que los demás miembros de tu grupo noten las señales producidas por el frío. Es especialmente importante en el caso de los niños. Ellos poseen menos grasa y peso corporal, entonces se enfrían más rápido que los adultos.

Cuando tomes un descanso, hazlo corto para que no te dé frío. Si por alguna razón alguien se enfría visiblemente más rápido que otros durante el descanso, pídele que empiece a avanzar con el grupo; se reagruparán luego.

El movimiento definitivamente es bueno para combatir el frío en el cuerpo y aumentar el calor corporal.

2. Disminuye el sudor corporal.

Reducir al mínimo el sudor en los climas fríos es una tarea fundamental para mantener el calor, ya que la ropa mojada transporta la humedad y hace que el calor se vaya lejos del cuerpo. Trata de llevar un ritmo que te mantenga caliente sin sobrecalentarte o sudar (tarea complicada pero muy importante). Practica, pues la experiencia es tu mejor aliada.

Puede intentar encontrar, por ejemplo, un equilibrio entre generar suficiente calor para conservar los dedos de los pies y de las manos calientes y un ritmo que no te haga asfixiar.

Si la sudoración es inevitable porque el camino es largo y difícil, puedes disminuir poco a poco la velocidad cuando estés a unos 10 minutos de la parte superior. Así podrás detener o reducir la sudoración, pero generar suficiente calor para secar la parte inferior del cuerpo.

3. Ajusta las capas de ropa para montaña cuando tienes frío en el cuerpo.

Algunas veces, cuando escalas una montaña con esquís o raquetas de nieve, así como al correr o esquiar bajo mucho estrés, es imposible evitar la sudoración. En estas ocasiones puedes ajustar las capas de ropa que llevas puesta.

Por ejemplo, si el viento sopla con fuerza, es posible que necesites una capa impermeable, transpirable y dura sobre una capa aislante de peso medio, como un forro polar o un chaleco. Evitarás de esta forma el enfriamiento.

Durante el esquí intensivo, donde el movimiento crea viento contra el cuerpo, o para el “snowshoeing” a un nivel moderado, puedes utilizar un forro suave a prueba de viento y transpirable. También puedes llevar puesta una chaqueta transpirable con aislamiento transpirable para evitar sudar en exceso.

Es importante que encuentres una capa exterior adecuada para tus propósitos. Así, es posible que tengas que ajustar las capas con poca frecuencia.

frio-en-la-montaña

4. Aliméntate mas.

Probablemente ya lo sabes, pero tu cuerpo necesita más calorías cuando te encuentras a bajas temperaturas. Esto para mantener la combustión interna.

Puedes comer bocadillos altos en grasa, tales como chocolate, queso y nueces. La grasa es un combustible de combustión lenta que ayuda a tu cuerpo para seguir adelante. Esto se convierte en algo de vital importancia durante la estación fría.

Es bueno que mantengas los bocadillos a mano para que puedas rellenarlos con frecuencia; a menudo, sentir frío o cansancio, es una indicación de que tu cuerpo necesita comida.

Si consumes barras energéticas, elije aquellas que contienen muchas proteínas y calorías.

5. Beber abundante liquido.

La deshidratación es más rápida de lo que tu piensas durante las condiciones frías y secas, típicas del invierno. Esto es así, incluso si no sudas demasiado. Bebe líquido con frecuencia.

Puedes llevar un termo contigo con una bebida caliente. Agrega un poco de azúcar (como fuente de energía rápida) o un poco de chocolate para darle sabor y grasa.

6. No congeles el agua.

Puedes mantener la bolsa de bebida pegada a tu cuerpo (lo que ayuda a calentarla). Algunos equipos de ejercicio de invierno tienen características que les ayudan a mantener el calor, para que el líquido sea fresco y fácil de consumir.

Es bueno que soples dentro de la manguera o la boquilla del termo/bolsa después de cada bebida. Son las zonas con mayor probabilidad de congelarse rápidamente.

7. USA GUANTES DE REPUESTO

En ocasiones tus dedos se pueden enfriar fácilmente y luego se te vuelve difícil sobrecalentarlos. Te aconsejamos llevar dos pares de guantes contigo. Deja el segundo par en un bolsillo con cremallera o en un bolsillo seguro de la chaqueta para que el calor de tu cuerpo los conserve a buena temperatura.

Cuando tus dedos se hayan enfriado, quítate los guantes y calienta tus manos desnudas en el estómago o en los bolsillos de los muslos. Luego de que la sangre haya regresado a tus dedos, utiliza los guantes calientes en el interior de tu chaqueta y coloca los guantes fríos en el morral.

Una de las mejores formas para secar los guantes húmedos en la montaña es guardarlos en los bolsillos de la chaqueta impermeable, siempre y cuando estos no tengan ningún tipo de contacto con tu cuerpo.

Además de esto, llevar guantes de repuesto es una precaución razonable para el frio en la montaña. Realmente nunca sabes que pueda pasar y cuándo una ráfaga de viento, una caída, una llovizna o incluso una avalancha pueden provocar la pérdida de uno o dos de los guantes que llevas puestos. CUIDADO, que algo como esto puede ponerte en riesgo de congelamiento severo.

9-CONSEJOS-PROFESIONALES-PARA-LA-CONSERVACIÓN-DEL-CALOR-AL-AIRE-LIBRE

8. Llevar dos pasamontañas o gorros de lana.

Para cualquier tipo de trekking donde el nivel de exigencia o la temperatura puede cambiar, es altamente recomendable que lleves dos gorros contigo. Puedes tener contigo uno muy abrigado y otro más ligero, transpirable, para temperaturas menores.

9. Calienta tus guantes y botas antes de ponértelas.

Evitarás así el frío extremo en el cuerpo. Los dedos de los pies se enfrían con mayor facilidad, pues son las partes más alejadas del corazón que hay en tu cuerpo. Debes saber que en los lugares más fríos, tu cerebro pondrá todo su esfuerzo en calentar tu corazón, primer que cualquier otra cosa.

Antes de que vayas a salir de tu carpa, puedes precalentar los guantes y botas en el calentador para que los dedos de los pies y de las manos se sientan calientes tan pronto como los uses.

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *